Este sistema de rehabilitación es de los llamados “sin zanja”, es decir sin obras exteriores, y está desarrollado para reparaciones locales en el interior de la tubería sin necesidad de ponerla fuera de servicio.

 Su aplicación más habitual es en redes de saneamiento, pero, en principio, se puede utilizar para todo tipo de redes. Se parte de una pieza de fibra de vidrio, cortada según el tamaño del manguito a instalar, que se impregna con una resina especial de dos componentes.

La pieza impregnada se envuelve y se sujeta en un packer neumático. El packer con el manguito se mete por el pozo de registro y se desplaza por el interior de la tubería hasta el punto a reparar. El proceso se controla mediante un equipo de inspección por CCTV.

Se infla el packer y la pieza de fibra de vidrio impregnada se presiona contra la pared interior de la tubería. Trascurrido el tiempo de endurecimiento de la resina, el packer se desinfla y se retira, quedando instalado el manguito que cubre y sella la rotura reparada.

La zona rehabilitada de la tubería mejora sus características estáticas y gracias a su pequeño espesor no reduce la capacidad hidráulica de la misma.

 Los materiales utilizados son resistentes a las condiciones habituales del saneamiento y respetan el medioambiente. Se puede trabajar con agua durante la instalación. No es necesario poner la tubería fuera de servicio.

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted